Todo lo que debes saber para sacar el máximo provecho a tu TPV

Todo lo que debes saber para sacar el máximo provecho a tu TPV

El software TPV es cada vez más popular, sobre todo entre personas que de una u otra forma guardan alguna relación con el comercio o la hostelería. No obstante, aún son un tanto desconocidas sus funciones.  ¿Quieres saber más sobre este sistema? En las siguientes líneas encontrarás toda la información que necesitas.

La palabra TPV procede de las siglas de “terminal de punto de venta”. Consiste en un dispositivo encargado de gestionar las diversas tareas de venta al público que se realiza en una empresa (aquí tienes algunas ideas sobre cosas que puedes vender).

Negocios de todo tipo pueden sacar gran provecho de las ventajas y la comodidad ofrecida por el TPV, que se ha convertido en una de las herramientas de venta de mayor eficacia.

¿Cómo funciona el TPV táctil?

El funcionamiento del TPV es más sencillo de lo que parece (accede a más información Shopify: TPV táctil). Antes que nada, es preciso distinguir entre los diferentes tipos de TPV: los compactos y los modulares.

El TPV compacto es aquel cuyos elementos se integran en un único aparato, de manera que la impresora de tickets, la caja registradora, el teclado, etc., se encuentran en un mismo sitio. Ello permite ahorrar espacio.

Por su parte, el TPV modular guarda gran parecido con un ordenador convencional, en la medida en que cada uno de los elementos se conecta de forma separada. Permite hasta usar el TPV de manera portátil, por lo que se puede utilizar una tablet como TPV, por ejemplo.

El aspecto cambia, pero el funcionamiento es igual. Del mismo modo que en el caso de un ordenador, todas las acciones se deben realizar mediante la pantalla, ya que todo se encuentra ahí.

Ventajas del TPV

Las ventajas de contar con el software TPV son muchas, ya que da la posibilidad de agilizar sobremanera el proceso de venta, y disfrutar de una comodidad mayor, lo que lleva a ofrecer un servicio de más calidad a los clientes. Además, ofrece la opción de controlar y gestionar mejor las ventas.

Al margen de esto, hay que tener en cuenta que el TPV mejora la eficiencia del negocio en líneas generales. Lo hace no solo a la hora de formar a nuevos trabajadores, sino que además reduce el tiempo que se dedica a cada transacción.

Por otro lado, las pantallas táctiles son especialmente intuitivas, de forma que cualquier persona puede aprender su manejo sin problema alguno. Por ello, no tienes que tener miedo a cambiar tu antigua caja registradora por el nuevo TPV, ya que ni te costará familiarizarte con él, ni tampoco que lo hagan tus empleados.

Finalmente, cabe destacar que la toma de pedidos en el negocio se hace más precisa. Por ejemplo, en un restaurante con caja registradora, los empleados tienen que escribir a mano las órdenes y llevarlas a la cocina, lo que puede provocar confusiones. Pero el sistema TPV permite agregar varias opciones a cada plato, imprimiendo el ticket directamente en la cocina.

Attachments