Los santos de la iglesia con poderes sobrenaturales

Los santos de la iglesia con poderes sobrenaturales

Como si de superhéroes se tratara. Así son las cualidades sin explicación racional de algunos santos que a lo largo de la historia han demostrado capacidades espectaculares y sobrehumanas que van a dejarte estupefacto.

Entre las muchas personas que la Iglesia Católica ha elevado a la categoría de santos se encuentran un grupo de hombres y mujeres que, aparte de una bondad sin igual, han demostrado unas habilidades sorprendentes, mucho más allá de lo que cabe esperar en un ser humano medio.

Te invitamos a que adentres con nosotros en la breve recopilación de los 5 santos con superpoderes extraordinarios:

  1. San José de Cupertino. El santo que no era capaz de estudiar para los exámenes y que, por tanto estaba condenado al fracaso en las pruebas que le abrirían las puertas de la vida sacerdotal. Lo cierto es que la única frase que el bueno de José era capaz de explicar con exactitud era la “Bendito el fruto de tu vientre Jesús” y justo esa fue la seleccionada por el jefe de examinadores de entre todas las del Evangelio para que Cupertino explicara. Providencial cuando menos, ¿no?
  1. Santa Quiteria. Esta mujer nació junto con sus 8 hermanas ¡en un mismo parto! Tal fue el ataque de ira de su madre que las mandó ahogar lanzándolas al río. Por suerte, la partera fue incapaz de hacerlo y las 9 hermanas crecieron juntas en un pueblo lejano. Años después formaron una inusual pandilla para viajar con el fin de rescatar cristianos de las cárceles, misión que cumplieron hasta el final de sus días. En el caso de Santa Quiteria murió decapitada.
  1. San Ginés de Roma. El comerciante que se mofaba del cristianismo. Cuenta la leyenda que un día, mientras representaba una comedia para el emperador Dicocleciano, comenzó a parodiar un bautismo. Pero, para su sorpresa, según recibió el agua se convirtió al cristianismo realmente. Como consecuencia de ello, fue torturado y decapitado en el año 286 por el Prefecto del Pretorio Plauciano.
  1. Santa Catalina de Siena. Una de las mayores santidades que ha acogido en su seno la Iglesia Católica y que vivió en torno a 19 años ingiriendo únicamente la Eucaristía a diario. Doctora de la Iglesia y Mística, tomó la decisión de no comer en casi las dos últimas décadas de su vida, con la salvedad de la referida recepción de la Eucaristía. Pese a ello y misteriosamente, siguió con vida, muriendo a los 33 años.
  1. San Antonio de Padua. A este santo se achaca el milagro de hacer que una mula se arrodillara ante la presencia de Jesús en la Hostia Santa durante una predicación de conversión. Ocurrió en la ciudad de Rímini (Italia) cuando uno de los principales herejes del lugar le retó a hacer que su propia mula, tras ser privada de alimento durante tres días, se arrodillara y adorara el Pan Sagrado, Si aquello ocurría, él mismo se convertiría. Llegado el momento, la mula prefirió doblegarse ante aquel símbolo sagrado antes de aceptar la cebada que le ofrecía su hereje dueño.

Etiquetas: iglesia, México