Lenguaje Quimico Profesor

Química’s Docs Lenguaje Quimico Profesor

MATERIAL PARA EL PROFESOR

 

 

  1. Sobre el texto.

 

La primera actividad sólo tiene el propósito que el alumno identifique que en la vida diaria, sin saberlo, la química está presente. De hecho, en casa, por tradición o de forma empírica se siguen consejos que “funcionan” para resolver diversas cuestiones en el día a día.

 

Posteriormente el alumno deberá identificar que estas recomendaciones no funcionan mágicamente, sino que cada uno de estos fenómenos tiene una explicación científica. Y que en éstos, participan sustancias químicas (sustancias elementales y compuestos) y disoluciones (mezclas homogéneas), principalmente. Y para introducir al lenguaje de la química es necesario nombrar y unificar el nombre de las sustancias, de allí la importancia de hablar de los elementos de la tabla periódica y de las fórmulas químicas. Por el momento será importante que identifiquen los elementos de una fórmula y en el transcurso del curso, aprenderán a escribir las mismas con base en las reglas químicas establecidas (nomenclatura).

 

Por lo tanto, con estas actividades el alumno reconocerá que la química cuenta con un lenguaje propio y universal y comprenderá que el lenguaje de la química tiene como base los símbolos (letras) que se encuentran en la tabla periódica que representan a los átomos de las sustancias elementales.

 

  1. Sobre los ejercicios.

 

La segunda actividad es una oportunidad para que el estudiante reconozca la fórmula química a través de sus símbolos (letras), coeficientes (número de moléculas) y los subíndices que indican la proporción de los diferentes átomos que conforman un compuesto.

 

La última parte el estudiante comprenderá que las ecuaciones químicas representan a las reacciones químicas al identificar que del lado izquierdo de la ecuación se escriben los reactivos y del lado derecho los productos. Y que los átomos de reactivos y productos deben de encontrarse en la misma cantidad, pues la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma.

 

 

Teoría

Las ecuaciones químicas representan a las reacciones químicas

Las reacciones químicas se representan de forma concisa mediante ecuaciones químicas. Por ejemplo, cuando el hidrógeno (H2) arde, reacciona con el oxígeno (O2) del aire para formar agua (H2O) y escribimos la ecuación química de la siguiente forma:

2H2  + O2                 →             2H2O

 

Y se lee el signo más (+) como “reacciona con” y la flecha como “produce”. Las fórmulas que están a la izquierda de la flecha representan a los reactivos. Las fórmulas que están a la derecha de la flecha son las que se producen durante la reacción química y son llamadas productos. Los números que se encuentran antes de cada fórmula son llamados coeficientes (al igual que en las ecuaciones algebraicas, el número 1 no se escribe).

Por lo general, a cada fórmula en una ecuación le sigue una abreviatura, entre paréntesis, que indica el estado físico de la sustancia: sólido (s), líquido (l) o gas o vapor (g). Si una sustancia se disuelve en agua, es una solución acuosa (ac).

 

De acuerdo con la Ley de Lavoisier en ninguna reacción química se crean o se destruyen átomos, por lo que toda ecuación química debe tener el mismo número de átomos de cada elemento en ambos lados de la flecha. Si esta condición se cumple, se dice que la ecuación “está balanceada”.

En la ecuación anterior, podemos comprobar que se cumple esta condición, ya que en el lado de reactivos hay 4 átomos de hidrógeno (2×2) y hay 2 átomos de oxígeno y del lado de productos hay también 4 átomos de hidrógeno (2×2) y 2 átomos de oxígeno (2×1).

 

Es importante marcar la diferencia entre coeficientes y subíndices con los alumnos al balancear las ecuaciones. Los subíndices son parte de la fórmula y nunca deben de modificarse al balancear una ecuación, pues cambiaría la identidad de la sustancia. Por ejemplo el agua (H2O) y el agua oxigenada (H2O2) cada una de estas sustancias compuestas presentan propiedades físicas y químicas muy diferentes. Es por ello que sólo se pueden modificar los coeficientes, es decir la cantidad de sustancia.