Energia Dossier

Química’s Docs Energia Dossier

El Sol

 

 

I.

 

Lo había escuchado muchísimas veces: “Los alimentos dan energía”, “Me siento sin energía”, “Necesitamos reponer nuestra energía”. Hay tantas formas distintas de usar la palabra energía, que Luisa ya no estaba segura de qué era lo que significaba.

 

Es una palabra que utilizamos todo el tiempo pero que no sabemos muy bien qué significa. Eso sí. Una de las cosas que sabía era que las mujeres jóvenes deben tener una dieta de más o menos 1800 Calorías y lo hombres jóvenes como de 2000 Calorías. Sabía muy bien que la energía debería venir de los alimentos. Pero, ¿cómo ocurre eso?, ¿cómo pasamos de algo que nos comemos a tener esa energía necesaria?

 

Y además sabía que sin oxígeno no podemos vivir, ¿tiene algo que ver el oxígeno con esa energía? También sabía que en el cuerpo se necesita energía eléctrica para que las neuronas puedan hacer sinapsis. Y la energía de los alimentos el cuerpo la puede transformar en energía mecánica, necesaria para movernos…

 

II.

Luisa decidió hacer un experimento que le ayudara a entender eso de la energía química en los alimentos

 

 

Tomó un corcho y colocó sobre el corcho un clip que tenía en la punta un cacahuate ensartado y prendió fuego al cacahuate. Sí, el cacahuate se prendía, y la flama que salía era muy amarilla. Hizo algo así como lo que se ve en el recuadro del lado derecho

 

 

 

Tomó después una palomita de maíz e hizo lo mismo. La flama duró menos y no era del mismo color, y después tomó un pedazo de tortilla, y después un trozo de queso…

 

Todos los alimentos se quemaban y producían una flama que seguramente podía usarse para calentar algo de agua.

 

Luisa buscó las etiquetas de los productos que había quemado y encontró que 100 g de cacahuate tienen xxxx Calorías, mientras que 100 g de palomitas de maíz tienen xxxx Calorías. ¡Eso sí que era muy diferente! Ah pues es que el cacahuate es un lípido, mientras que las palomitas son un carbohidrato. Seguramente que por eso tienen una cantidad de energía tan diferente por los mismos cien gramos.

 

III.

Al final Luisa se quedaba pensativa… resulta que toda la energía que usamos diariamente para vivir, respirar y comer, proviene del Sol… y nosotros que lo damos por hecho, que ya no lo miramos más.

Attachments